7 pasos a seguir en la vida de una pareja con una mujer transgénero

Estar en una relación con una mujer trans conlleva muchos obstáculos que los miembros de la pareja deben trabajar para superar para tener una vida plena juntos. Si estás en este tipo de relación, es importante que seas consciente de estas dificultades para que puedas aprender a superarlas fácilmente. Aquí tienes 7 pasos a seguir en la vida de pareja con una mujer trans.

La noche que duermes, y eso es todo

pareja en una cama

Una de las primeras dificultades que tendrás que superar cuando salgas del armario con una mujer trans es la de la intimidad. No estás acostumbrado a dormir con alguien con un problema de identidad de género y la primera noche puede ser incómoda. Probablemente se preguntará si lo está haciendo bien y quién dará el primer paso.

Si uno de vosotros es virgen, la cosa se complica. A partir de ese momento, la noche se alarga. En cualquier caso, uno de los dos tiene que ser asertivo y autoritario durante el sexo. Esto puede parecer difícil al principio, pero con el tiempo lo harás mejor, ya que ambos os sentiréis más cómodos el uno con el otro.

Prueba del VIH

Tanto en EE.UU. como en Europa, las personas transgénero corren un alto riesgo de infección por el VIH. Según los CDC, aproximadamente el 53% de la comunidad LGBTQ se encuentra entre los más afectados por el síndrome. Esto ha hecho que las pruebas periódicas del VIH sean obligatorias para todas las personas transgénero.

Aunque la mayoría de las parejas con una mujer transexual pueden encontrar este proceso agotador, su objetivo es protegerlas a ellas y a sus parejas de contraer el virus.

Afrontar este paso puede no ser fácil, pero con una buena higiene y pruebas periódicas, vivirás cómodamente como pareja transgénero.

Estar a solas con tus padres

dos hombres hablando de vino

Los transexuales que viven solos con sus padres lo pasan mal porque son juzgados y culpados constantemente por sus padres. Muchos padres no están contentos cuando sus hijos deciden cambiar de sexo y suelen sentirse responsables en estos casos.

Cuando decidas iniciar una relación con una mujer trans, es posible que también te enfrentes a este problema con tus padres. Querrán entender por qué su hijo ha tomado esa decisión de vida. También correrás el riesgo de que te juzguen cuando visites a tu pareja trans.

Probablemente le hará sentirse incómodo. Pero en cualquier caso, debes mantenerte firme y decirles que estás haciendo lo que te hace feliz. Sin embargo, tendrás que superar los problemas mentales que tu pareja tuvo que afrontar como mujer trans cuando vivía sola con sus padres.

La puerta del baño

Es normal tener algunos problemas en los primeros meses con las puertas del baño. Sin embargo, no cabe duda de que con el tiempo lo superará. Muchas mujeres trans irrumpen en los locales de caballeros antes de darse cuenta de que han cambiado su identidad hormonal.

Esto es normal, ya que su psique estaba acostumbrada a utilizar determinados aseos antes de su cambio de género. La mejor solución es dar tiempo a tu pareja trans y no tener miedo de pedir disculpas cuando se produzca este error.

Con el tiempo, estará preparada mentalmente para tener los reflejos adecuados. También puedes recordarle que elija la puerta del váter correcta cada vez que vaya a utilizarlo, sin que suene a reproche.

La discusión se va de las manos

Las relaciones no son un camino de rosas y para que los lazos entre las parejas sean más fuertes, es necesario que haya discusiones. Si sales con una mujer transgénero, tendrás que ser paciente en sus relaciones con los hombres, los amigos y la familia.

No dejes que una situación se te vaya de las manos y aprende siempre a decir lo que sientes. Sin embargo, cuando surgen discusiones, debes aprender a expresar tus puntos de vista sin insultar ni tratar de ridiculizar a la otra persona.

Discutir de esta manera ayuda a eliminar las suposiciones poco claras. Además, aunque las discusiones pueden ser beneficiosas para la pareja, no hay que dejar que lleven a una pelea.

La colisión estética

Las colisiones son impactos provocativos que se producen regularmente en las parejas transgénero. Una mujer transexual debe esperar que esto ocurra porque las personas tienen experiencias diferentes y reaccionan de forma distinta ante las situaciones.

En una colisión cosmética, comprueba el tono y el modo de comunicación sin llegar a ser físico.

Las colisiones están pensadas para provocar el debate y la investigación. Preste atención a los conflictos de personalidad cuando se produzca este tipo de situación, ya que las personas reaccionan de forma diferente ante los problemas. Por eso, intenta ayudar a tu pareja a afrontar estos choques con sensibilidad.

El desacuerdo no resuelto

El aprendizaje es una búsqueda permanente porque nadie es una isla de conocimiento. Cuando las parejas discuten o se pelean, se supone que es para resolver un problema. Pueden producirse desacuerdos no resueltos. Sin embargo, es mejor resolver cualquier problema inmediatamente.

Los desacuerdos no resueltos entre parejas transgénero causan daños irreparables que pueden llevar a la separación. Es importante minimizar siempre las fricciones y evitar estos desacuerdos. La comunicación y el perdón son importantes para evitar conflictos.

Nunca te vayas a la cama con rencor hacia tu pareja, ya que esta dilación no trae resultados fructíferos.

La vida de las parejas trans puede ser agradable cuando se sabe lo que se puede esperar y se encuentran formas de prevenir los problemas. Las personas deben esperar que haya fricciones en su relación, que debe ser un proceso de aprendizaje para ser mejores personas.

Mantener una relación satisfactoria con la mujer transexual requiere esfuerzo, amor y paciencia.

Ir arriba